jueves, 4 de octubre de 2012

Capitulo 31. Cuando todo se acaba.


      El la beso de nuevo. Llegaron a la playa y había buen sol, Había  pocas personas en esa parte de la playa y lo hacía mucho mejor, se situaron en un lugar perfecto, tendieron sus toallas y se sentaron a colocarse bloqueador solar.

      - ¿te gustaría que te lo unte yo? –pregunto Collie ruborizada, pero mirándolo sexymente-
      - Bill se río y luego le dio un beso apasionado- lo que tú quieras puedes echarme.
      - Ella se ruborizo de nuevo- tonto, date la vuelta.

      El se río de ella nuevamente y se dio la vuelta tendiéndose sobre la toalla, Collie cogió el bloqueador de su bolso y lo unto en toda la espalda aprovechando así para hacerle un masaje, Bill repitió el mismo procedimiento que Collie con el pero este fue descarado y le hizo sacarse el brassier del biquini, Collie estaba más que ruborizada temerosa de que alguien le viera.

      - Tu tranquila que si alguien te ve los senos yo lo mato. –el susurro en el oído de ella-
      - Mmm espero que sea asi. –respondió sonriéndole-

      El día pintaba ser uno de los mejores, ambos estaban disfrutando realmente del viaje a pesar de todos los inconvenientes que habían tenido en esos tres días que llevaban, Collie se imagino que si así era ahorita en la luna de miel sería mucho mejor, ¡Stop! Debía dejar de pensar en esas cosas, era muy joven, apenas y estaba conociendo al verdadero Bill y ya quería matrimonio, estaba desesperada ¿o qué? Bill observaba los gestos de Collie mientras que él le acariciaba los costados ¿Qué estaría pensando? Le había entrado la curiosidad gigante de saber que era lo que ella pensaba, daría todo el dinero del mundo por saberlo.

      - Listo –el le dio una nalgadita-
      - Ella se sobresalto y lo miro con mala cara, luego se ruborizo- ¡Hey, eso no se hace en público!
      - Yo puedo hacer lo que quiera contigo Collie. –le dijo el muy descarado-
      - Ella se levanto cogiendo la otra toalla y se tapo los senos- ayúdame a ponerme el brassier.
      - Si me das un beso.
      - No te lo daré, por grosero. –refunfuño-
      - Entonces busca esto en otro lado –se levanto- 

      ¿Pero qué diablos pensaba hacer? ¿Iba a correr? No, eso no.

      - Vamos, no seas niñato, dame mi brassier.
      - No me da la gana –el la miro desafiante- o me das un beso o no te lo doy.
      - Entonces le mostrare a todo mundo mis senos –y no es que lo quisiera hacer era solamente un juego-
      - Su semblante cambio, su mirada se oscureció y alzo la ceja- no te atreverías.
      - Collie sintió adrenalina recorrerle el cuerpo, era su momento- Pues para que tu veas que si puedo.

      Se levanto y dejo caer la toalla pero al tiempo en que la toalla cayo a la arena su pecho estaba cubierto con el pecho de Bill, sintió el alma caérsele a los pies cuando le vio la cara, ese hombre estaba furioso, lamento haberlo hecho, dios mío la iba a matar.

      - No sabes lo que has provocado Collie.
      - Lo siento –ella comenzó a reír nerviosa- 
      - Encima de que te expones a ser vista por otros ¿te ríes de mí? –gruño-
      - Lo… lo siento es que estoy nerviosa –sus lagrimas se asomaron- ¿Qué harás?

      Bill no dijo nada, la cubrió hasta que pudo colocarle el brassier, se aparto de ella y le cogió la mano jaloneándola, Collie estaba arrepentida, cogió el bolso en el que ambos llevaban sus cosas y camino arrastras de él. Estúpida, estúpida, estúpida no dejaba de repetirle su subconsciente ¿Cómo había llegado a sentir tanta satisfacción de ver a Bill así? Era una masoca. Bill estaba completamente fuera de sí, no podía creer lo que Collie había hecho, no pensó que se atreviera pero en el instante que vio lo que ella estaba a punto de hacer la cubrió nadie a menos que fuera él podía mirarla de esa forma tan detallada como lo hacia el todas los días.

      A dos cuadras de la orilla de la playa estaba un pequeño hotel costero, era lindo a diferencia del Hilton era mucho más hogareño, pueblerino, una dulce y amable señora les atendió, Bill disimulo su rabia dedicándole a la señora una caladora sonrisa que a cualquiera se le caerían las bragas incluyendo a las señoras mayores y menos mal que él le había dejado ponerse el vestido de nuevo. Pidió una habitación, y entraron, le iba a ir mal, santo dios. Al entrar en la habitación esta era acogedora, sin muchos lujos pero preciosa, en color verde bosque y algunos arreglos de playa, un bonito lugar para quedarse en Barbados.

      - Collie… 

      Bill la saco de sus pensamientos, ella lo miro temerosa de lo que fuese a encontrar y ciertamente debía temer, Bill tenía los ojos inyectados en ira que ella sabía bien que necesitaba canalizar y lo haría con ella.

      - Bill, yo lo siento en serio, pero es que solo estaba jugando. –dijo en su defensa-
      - ¿jugando? ¡¿Te parece eso un juego?! Que todos los de la playa te vieran sin brassier, pudieran ver lo que es mío, créeme que si me gustara que alguien más viera tus pechos no me hubiese importado desde hace tiempo tomarte fotos y enseñárselas a todos.
      - Ella abrió la boca para decir algo-
      - El la interrumpió- y te callas, cada que abres tu boca es para pedir disculpas y no las acepto. –su mirada y su postura cambio a una dominante y a la vez seductora- arrodíllate.
      - ¿Qué? –esto era nuevo y le excitaba eso-
      - Que te arrodilles, y no hables.

      Ella se arrodillo ante el mirándolo con los ojos bien abiertos esperando cualquier cosas de él. Bill no quería castigarla solo asustarla y que se divirtieran por tal razón actuaba así aunque estaba demasiado molesto y por allí le iba  a dar lo merecido, se recordó que en el bolso había metido el látigo de coleta roja que había comprando en la tienda sexual, lo saco y le quito las tiras que tenia para hacerlo más pequeño, observo la cara de ella y sonrío satisfecho pues había llegado a asustarla pero veía en sus ojos más que miedo excitación.

      - ¿Vas a azotarme? –susurro avergonzada, excitada y asustada-
      - Voy a hacer más que eso, voy a hacerte llorar muchísimo Collie. –le dijo sonriendo sexymente-

      ¡Jesús! El corazón de Collie estaba a punto de explotar de la emoción, el miedo y la excitación, coloco las manos en su regazo y miraba a Bill fijamente, este estaba caminado de un lado a otro mirándola, estaba excitado podía mirar el gran bulto que se había formado en sus bermudas y se relamió los labios. 

      - Sácate la ropa. –le ordeno el-

      Ella no rechisto, se saco la ropa y  se quedo parada, él le ordeno que se fuera hasta la pared y se pegara a ella, cuando estuvo así lo que sintió la dejo helada, un frío latigazo le roso apenas la nalga y ella grito, luego vino otro, y otro mas entonces en vez de gritos fueron gemidos de placer, ¿Cómo era posible que se consiguiera placer con el dolor? Simplemente lo estaba disfrutando. Bill sonrío satisfecho al ver que ella lo disfrutaba, placer para él era poder hacer eso con Collie, jamás lo había intentado pero sabía perfectamente cómo iba todo. La hizo darse una vuelta  y observo que por sus ojos recorrían lagrimas pero ella ya no tenía miedo, estaba excitada a tal punto de que si la tocaban se corría, entonces la cogió por los brazos, la tiro sobre la cama y la abrió de par en par, admirando su hermoso sexo rosado y hinchado, la miro como un tigre hambriento y metió su cabeza entre las piernas lamiéndole el clítoris, jugueteando con él y mordisqueando los labios vaginales de ella, introdujo dos de sus dedos y no dejo de moverlos hasta que ella alcanzo el primer orgasmo y se dejo ir de una forma tan satisfactoria para él.

      Collie se aferro a la cama sintiendo el orgasmo salir con fuerza, golpearla con tanta fuerza que se había quedado sin aire, Bill se subió encima de ella y la beso con pasión, sus labios estaban salados y era porque sabía a ella, pero mejor sabia él para ella, se metió entre sus piernas y comenzó a rosar su pene con su vagina, ¿Cuándo se había sacado el bóxer? Ella no había visto pero que importaba eso, su pene le seguía rosando y ella deseaba tenerlo completamente adentro. Bill entro completo dentro de ella, dejándola entonces sin aire, ella jadeo  y el sonrío viendo la cara de satisfacción y sorpresa por la invasión, le cogió por el cabello y lo jalo un poco hacia atrás para besarle el cuello mientras que ella bajaba sus manos hasta las nalgas de él y le clavaba las uñas, el pego un respingo y le mordió el cuello como un vampiro, ella gimió tan alto que a él le encanto demasiado, comenzó a moverse con real dureza, se puso derecho y la agarro por la cintura haciendo que esta se arqueara un poco y dejara sus senos levantados, esos pezones que deseaban ser torturados por él. Se inclino y cogió uno  y se lo metió en la boca, los senos de Collie eran su perdición, ellos no eran grandes pero tampoco eran pequeños estaban bien puesto en su lugar y resplandecían a la hora del sexo.

      - ¡Bill,  Dios, Dios, eres un Dios!

      El la hizo callar con un beso apasionado, dejándola completamente fuera de juego, ella comenzó a mover las caderas al mismo ritmo que el haciendo todo más excitante, las manos de ella recorrieron desde las nalgas hasta la espalda en donde clavo las uñas nuevamente, jamás se cansaría de esa rudeza exquisita que tenía el al montarla, Collie lo hizo quedar de bajo con un movimiento ágil y lo monto como una experta, lo monto como loca mientras se pasaba las manos por los pechos, el coloco sus manos en las caderas de ella para ayudarla pero Collie le agarro las manos y hizo que subieran por todo su sudado cuerpo hasta llegar a sus senos y que los apretara, ambos estaban conectados y tomando control de todo, eran uno solo en ese momento. Collie sintió la liberación por todo el cuerpo, sintiendo temblores y sofoco, Bill la hizo quedar debajo ahora y siguió moviéndose hasta que se corrió por completo dentro de ella, siguió moviéndose hasta que el largo orgasmo lo dejo noqueado, se dejo caer sobre ella y le dio pequeños besos en los labios mientras que ambos se recuperaban de aquel devastador y placentero encuentro.

      - Collie… tú…eres lo mejor.

      Collie ni siquiera dijo nada, solo sonrío tontamente, Bill supo que estaba demasiado agotada como para hablar así que la dejo que cerrara los ojos y se quedara dormida, sin salirse de ella, hizo que ambos quedaran de lado y subió la pierna de ella a su cadera, cerró los ojos y se quedo dormido. A las tres de la tarde  ambos se levantaron y se dieron una sexy ducha en la que juguetearon hasta cansarse, salieron, se vistieron de nuevo, llamaron a Harry y se fueron al Hilton, porque debían arreglarse para una cena con los empresarios con los que Bill iba a firmar un contrato, todo estaba listo puesto que Collie mientras que Bill se daba otro baño y se arreglaba estaba leyendo, todos los papeles, revisando los acuerdos monetarios y todas esas cosas.  Pasaron una agradable noche que termino con ellos dos haciendo el amor nuevamente hasta quedarse tan agotados que ni siquiera les daba chance de arroparse y se dormían abrazados.

      Ya tenían una semana en Barbados y todo estaba realmente perfecto, no habían mas peleas, excepto las veces en las que Bill estaba celoso de cualquiera que le mirara, desde que se habían encontrado con Antuan días antes eran más cuidadosos cuando andaban en público porque aunque nadie los conocía por allí, eso de que Antuan anduviera por esos lados era peligroso para Collie, el jamás la perdonaría por nunca haberle dicho nada además de que si se enterara todo lo que Bill le ha hecho lo castraría a él y la crucificaría a ella. 

      Dos día antes de volver a Francia nuevamente, Bill decidió que ese día tenían que ir a cenar a un bonito lugar, había llamado a la recepción del hotel y había pedido que le reservaran en un bonito restaurante, Collie estaba emocionada y se puso el vestido casual más bonito que encontró en su maleta, Bill se había puesto realmente guapo, tenía unos vaqueros ajustados, una camisa azul eléctrico que no tenia mangas y estaba abierta a los costados dejando ver su tatuaje del costado, se coloco unos lentes. Al llegar al restaurante era un lugar que los hacía sentir como en casa, era acogedor, lleno de personas que se veían agradables y un servicio de primera, pues al entrar los atendió una dulce chica morena de ojos café, que no dejaba de ver a Bill pero lo hacía con mucho respeto delante de Collie.

      - Me encanta este lugar –dijo Collie ya sentada en su mesa-
      - Es muy bonito, me gusta todo lo que está aquí en barbados es todo muy –hizo una pausa- Mmm muy…
      - Muy humilde y acogedor, es el ejemplo de que no todo tiene que ser lujoso para que sea bonito y agradable.
      - Exacto –el sonrío- me encanta haber venido a este viaje, tanto por lo de la nueva compra como por habérmela pasado de maravilla contigo.
      - A mí también me fascino estos días aquí, fuera de los demás y de lo habitual, sabes ya era rutina la forma en que teníamos sexo pero cambiar de lugares ah sido increíble además de que esos juegos con el látigo –ella se ruborizo- me parecieron geniales, me gusta.
      - Él le agarro la mano  y se la beso- me encanta que te guste todo lo que yo hago contigo.

      Ella sonrío tiernamente, la comida que habían pedido llego y comenzaron a comer tranquilos disfrutando de la velada tan espectacular que tenían, ese restaurante tenia vista al mar y esa noche se veía precioso, como casi todas las noches, hablaron de muchas cosas incluyendo de los planes a futuro, Collie le había comentado a Bill que deseaba algún día incursionar en el mundo de la arquitectura pues le encantaba todo lo referente a planos y construcción, lo había heredado de su padre puesto que el ama todo lo que tuviera que ver con construcción, quería ponerse a estudiar Arquitectura y tener una constructora pues aun tenía mucha vida para hacer todo eso y soñaba con algún día tener algo importante. 

      Bill estaba embelesado viendo como Collie hablaba sobre su sueño de tener una constructora, de ser arquitecta reconocida, los deseos que tenía de superarse y la inteligencia con la que ella le estaba hablando. ¿Quién podría dejarla? Esa mujer era la mujer perfecta, era del tipo de mujer que no andaba con cualquier capullo y él era el ejemplo perfecto de un capullo, pero contaba con la suerte de que ella se había enamorado de él y por eso era que ella seguía. El dejo de mirar a Collie por unos segundos para mirar donde estaba la mesera, quería pedir un pastel y… se puso tenso de una vez cuando vio a la mujer que estaba sentada a tres mesas de la suya, no podía ser, ella no, la mujer misteriosa volteo a verlo y abrió muchos los ojos para luego sonreír como solo ella sabía que a él le encantaba, Bill trago saliva al ver que ella se levantaba.

      Collie observo a Bill extrañada, sus ojos se habían vuelto fríos, peligrosos y extrañado, le había soltado la mano que le tenía agarrada, pero no lo había hecho delicadamente, lo había hecho con brusquedad, el estaba mirando algo y ella se dio la vuelta al ver que una mujer se estaba acercando a ellos.

      - ¡Uau Bill! Yo jamás pensé que iba a encontrarte aquí. Tantos años sin verte. –la misteriosa chica, morena (refiriéndome a color de cabello) de baja estatura, ojos verdosos y cuerpo esbelto miro a Collie- y estas acompañado –alzo la ceja y volvió la mirada hacia Bill- que cambiado estas, los veintitrés años te han sentado realmente bien.
      - Fiorella Leblanc, pensé que jamás volvería a verte –el se levanto, y puso una pose de depredador-

      Collie miro el plato donde había estado su comida y abrió mucho los ojos, el estomago se le revolvió y sus lagrimas amenazaron con salir ¿Qué demonios…? Oh no Dios mío, la cara de Bill al verla, esa cara que reflejaba otra cosa que no era odio, era… era…

      - Están tan guapo. –Fiorella le dio un abrazo a Bill-
      - Él le correspondió sonriéndole- gracias.

      ¿Pero es que el no respetaba su cara? Collie estaba furiosa, pero a la vez dolida el no la odiaba le había quedado claro, al ver a esa chica su mundo se había puesto patas arriba, Bill seguía prendido con ella, lo sabía, ella lo sabía. Bill estaba mirando a Fiorella mientras que por dentro tenía un revoltijo de emociones, verla era revivir el pasado, cuando era un joven dulce, sentimental y detallista, Fiorella estaba hermosa como siempre lo fue. Por todos los cielos Collie, el se había ocupado solamente de mirar y hablar con Fiorella, miro hacia Collie y noto que ella tenía la cabeza baja, por favor que no estuviera llorando.

      - Fiorella ella es Collie mi…
      - Collie alzo la mirada llena de rabia y apunto de lagrimas-
      - Bill trago saliva y balbuceo- mi secretaria.
      - ¡Uau! Qué bonita secretaria tienes –ella sonrío falsamente- un placer conocerte, Fiorella Leblanc.
      - El placer es mío –Collie logro decir algo antes de ponerse a llorar ¿Su secretaria? Con todo el mundo ella era su novia ¿Por qué con la tal Fiorella era distinto?- me disculpáis tengo que ir al tocador.
      - Claro, ve. –dijo ella-
      - Collie miro a Bill esperando que dijera algo, este le esquivo la mirada- con permiso.

      Se fue casi corriendo al baño, entro y se miro en el espejo, estaba roja de la rabia y sentía un dolor intenso en su pecho ¿el en serio había dicho eso de que era su secretaria? Su ojos se llenaron de lagrimas de tristeza, a él todavía le gustaba si no ¿Por qué actuar de esa manera frente a ella?
  
      Bill estaba sonriendo mientras platicaba con Fiorella, al parecer el rencor hacia Fiorella había desaparecido completamente, ella con solo hablarle había acabado con todo eso, era amable y se veía preciosa y… ¿Dónde está Collie? Hace rato que fue al baño, ¿estas imbécil? Ella es tu novia y la presentaste como tu secretaria. El subconsciente le reprendía, era cierto Collie debía odiarlo pero es que el ni siquiera entendía lo que había pasado, solo dijo lo que le salió en ese momento.

      - Oye ¿tu secretaria se sentía bien? Es que note algo extraño, creo que tenía ganas de llorar.
      - Ella está bien supongo –respondió suspirando- oye, un placer volverte a ver pero debo irme.
      - Oh –Fiorella suspiro y le sonrío- Tenemos que volver a vernos, ya que mi error del pasado esta perdonado, me encantaría que saliéramos por allí.
      - Seria genial. -¿pero que estaba diciendo?- hasta luego. –se acerco a ella y le dio un beso en la mejilla que ella esquivo y se lo dieron en la boca, Bill sintió de todo pero decidió ignorar eso y caminar para irse-
      - Hasta luego conejito.  

      Bill se quedo de piedra al recordar la primera vez que ella le había dicho conejito, retiro esos pensamientos de su cabeza y decidió ir a buscar a Collie en el baño pero para su mala suerte ella no estaba allí ¿A dónde había ido? Dios santo estaba más que enojada, estaba dolida podía sentirlo, imaginarlo. Salió a ver si Harry estaba por allí lo vio recostado en la puerta de la limosina tenia preocupación en su rostro.

      - ¿Has visto a Collie? –pregunto Bill desesperado-
      - Sí señor, la señorita se fue en un taxi me ofrecí a llevarla pero me dijo que no, que deseaba irse sola, que necesitaba pensar en algo, le insistí pero no me hizo caso.  
      - ¿Cómo iba? ¿estaba llorando o algo asi?  
      - No sé si lloraba pero parecía un zombi  y disculpe que lo diga así. ¿quiere que lo lleve a alguna parte? 
      - Por favor llévame al hotel, estoy seguro de que ella está allí.
      - Sí señor.

      Se subió en la limosina y Harry lo llevo hasta el hotel, joder la había cagado completamente al dejar que sus sentimientos por Fiorella renacieran y interfirieran con su amor por Collie, porque si, ahora si estaba seguro de que la amaba con todo su ser. Al llegar al hotel subió desesperado a la habitación, al entrar encontró a Collie con las maletas en la cama y llorando ruidosamente, su corazón se partió en dos, ella estaba haciendo maletas para irse. 

      - Collie, nena puedo explicarlo todo.
      - ¿Qué me vas a explicar Bill? Que tu amor del pasado volvió, que la mujer que te hizo daño volvió y por eso tú me ignoraste y le sonreías a ella como un idiota enamorado. 
      - No, no es eso. –el se acerco a ella- por favor créeme que no es eso.
      - No me toques por favor. –ella se aparto agarrando su maleta- 
      - Dijiste que no te irías –se le hizo un nudo en la garganta-
      - Si, se que dije que no me iría hasta que tú me lo pidieras pero Bill ¿estas seguro de que quieres estar conmigo? No soy tu tipo de chica, de verdad eso de que cambiaste tus expectativas puede que sea cierto pero yo no lo soy, te eh dado todo de mi, e echo mil y una cosa contigo pero ¿para qué? Para que al final todo lo arruines porque no puedes admitir que tu ex novia aun te gusta y que no solo te gusta la amas.

      El se quedo en silencio sí, lo admitía aun le gustaba Fiorella la vio y sus sentimientos se avivaron de nuevo pero con Fiorella jamás sintió lo que con Collie entonces ¿Qué iba a hacer? Su corazón estaba dividido y no quería que ella se fuera, sus ojos se llenaron de lagrimas que no quiso derramar y que quito sin que ella se diera cuenta, era el momento, si, él no podía querer a alguien como Collie, no porque ella no lo mereciera, el no la merecía, el no merecía tener a una mujer que era tan frágil y dulce, una persona que lo había dado todo y que él había arruinado con unas simples palabras, era tiempo de liberarla, era tiempo de que su oscura alma dejara la luz que tanto amaba, decirle que la quería solo empeoraría las cosas, todo tenía que acabar aunque sintiera que todo se iba a la mismísima mierda.

      - Bill… estoy esperando. –Dentro de si Collie albergaba aun la esperanza de que él le dijera que la quería, si él lo decía ella se quedaría y no le importaría nada más que eso- 
      - Collie –el trago saliva y se acerco a ella agarrándola por el brazo- es cierto, yo no cambie, este no soy yo, no puedo amarte, simplemente Fiorella marco mucho mi vida y creo que ella es la única mujer que puedo amar, no es que yo vaya a ir corriendo detrás de ella, no lo haré, tengo orgullo y dignidad pero tampoco es que yo quiera quedarme contigo, no quiero lastimarte, yo quiero que te vayas si quieres irte, prefiero mi vida de fiesta en fiesta, de mujer en mujer, yo no te amo.

      Collie sintió que su alma se cayó en sus pies, su corazón estallo en mil pedazos, el dolor en el pecho se intensifico, todo lo que habían pasado, lo que habían hecho, esas promesas estúpidas, todo era un mentira, solo quería follar con ella, era cierto que él no podía amar a nadie.

      - Yo, Bill… -tartamudeo un poco conteniendo las lagrimas- creí en ti como tonta –se echo a reír- pero era de esperarse, aunque yo siempre tuve la esperanza nunca perdí la fe, aun tengo fe de que aunque no soy yo encuentres a la que si haga que todo lo que traes adentro se valla y seas feliz, esto que vivimos fue maravilloso pero todo lo que mal empieza mal acaba y tu y yo no empezamos muy bien, teníamos un juego y el juego a llegado a su fin. Yo eh perdido.
      - Game over. –susurro Bill conteniendo las lagrimas, el dolor en el pecho casi no lo dejaba hablar- hay un dicho que dice que el que se enamora pierde.
      - Entonces yo perdí desde que acepte estar contigo, incluso cuando sabia que tu lo que querías era sexo te di el beneficio de la duda, estaba enamorada de ti.
      - Bill trago saliva y suspiro- Lastima que no puedo decir lo mismo.
      - Collie cerró los ojos por un momento asimilando lo que acababa de decir, luego pudo hablar- Pasare a buscar mis cosas en la oficina al llegar a Francia, tu vuelo sale mañana por cierto.
      - Gracias por todo Collie.

      Ella asintió y agarro su maleta, dejo el bolso que él le había regalado, se quedo parada en la puerta albergando la esperanza de que todo fuera una broma de él y le dijera que se quedara, pero no fue así, el no le llamo, no dijo nada y entonces salió con la cabeza muy en alto, ella había perdido y aceptaba la derrota, la vida continuaba o por lo menos eso creía. 

      Cuando Collie salió del lugar Bill se quedo sumergido en sus pensamientos, había dejado ir a la mujer que había querido más que a  cualquiera, la había liberado de él y sus demonios, y aunque sentía que su vida ya no tenía rumbo se convertiría entonces en un vago, vagaría por las calles de la soledad hasta encontrar el camino que lo llevara a la muerte.


Epilogo.

      En una de las noches más desiertas en los barrios bajos de Francia, Lisandro estaba en un callejón follandose a una de sus putas personales, su teléfono celular sonó y gruñendo lo agarro, al contestar se dio cuenta de que eran los gemelos Johnson.

      - ¿Qué quieren par de imbéciles? –gruño empujando contra el diminuto cuerpo de la puta que se follaba-
      - Señor, la señorita Giggles recién acaba de llegar a Francia en un vuelo desde Barbados, ahorita va camino a su casa.
      - Interesante, síganla y no la pierdan de vista, tómenle fotos quiero ver cómo está la condenada antes de hacerle una grata visita. 

      Corto se guardo el teléfono y siguió embistiendo a su preciosa puta, Collie sería fácil de matar, aunque antes de hacerlo a él le encantaría follarsela porque cuando estuvo presa en su guarida nadie le había permitido tocarla y eso lo cabreaba.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

      - Collie Necesito verte, hace dos semanas que no te veo ¿estas bien? Por favor atiéndeme la llamada.

      Collie estaba acostada en su cama, no había contestado llamada de nadie desde que había llegado de Barbados, cuando fue a la oficina agradeció no haberse encontrado con nadie más que con Rei, ella se imaginaba lo que pasaba pero no le había preguntado y le había ayudado con sus cosas, la trajo hasta el departamento y le dijo que podía contar con ella, pero ella no quería saber nada de nadie,  Niall se la pasaba llamando pero ella en verdad no quería saber de nadie. Era el décimo sexto mensaje que le dejaba Niall y ya estaba algo fastidiada así que a la siguiente llamada le contestaría para que dejara de insistir.

      - ¿Qué quieres Niall? Estoy perfectamente bien, no quiero ver a nadie entiéndelo por favor.
      - ¡Uau! ¿es esa la manera en la que me saludas luego de tanto tiempo?

      Collie se quedo de piedra al escuchar esa voz que no escuchaba desde yacía un año entero.








             Hola, bueno gracias a todas las que comentaron en el capitulo anterior, ya este es el final de una primera temporada de esta novela se que a algunas podrá no gustarles pero así va todo, yo lloré escribiendo esto, créanme que  llore con todo mi corazón y solo una persona sabrá porque lo digo y porque lo hice, la segunda temporada vendrá cargada de muchas cosas así que espero que pasen por el blog en donde apenas tendré el prologo y el trailer para que se vayan haciendo una idea, os quiero y las espero en el otro blog. Clic aquí y iras al Prologo de la segunda temporada.


14 comentarios:

  1. Me encanto..y tambien llore..jajaja...pobre Collie, ahora el que va a sufrir es Bill.

    ResponderEliminar
  2. waaaaaaaaaaaaaaaaaa! ToT lloro no no no, pobre Collie, enserio llore!
    Ya me puse triste
    estuvo triste el final
    que le haran a coliie, matarla?
    Cuidate y un abrazo :D
    camino a la segunda temporada ----- >

    ResponderEliminar
  3. Oh por Dios! Nena lloré con este capítulo, Bill es un imbécil, pobre Collie, pero lastimosamente él fue el que perdió, perdió al amor de su vida, quiero verlo sufrir ahora a él, maldita Fiorella e.é... Ohshit! Secuestrarán a Collie? .-. Amé esta fic, ahora me dirijo a leer el prólogo de la segunda temporada :3

    ResponderEliminar
  4. Me tienes llorando....pero quiero saber que va a pasar....dios eres buenisima me dejaste muy triste espero la segunda parte un beso y gracias por comentarme

    ResponderEliminar
  5. oh neeeeiiiinnn porqueeeeee terminooo asiiiii
    neeeeeiiiinnnn T_______T me hiciste lllorar
    bueno ya me calmo xD
    muy buenoo estuvo
    espero que la 2 temporada no sea tan tragico
    bye cuidate:)

    ResponderEliminar
  6. maldicionnn llore :'(
    que fantastica 1era temporada !!! :D

    ResponderEliminar
  7. *-* Oh God! muajaja :') no puedo creerlo me hiciste llorar! si que estuvo fuerte definitivamente creo que nadie sería la misma después de eso u-u sdhsgdhsagdj Y^Y

    Leeré! el prologo de la segunda temporada! *-*

    AME ESTA PRIMERA PARTE! :'D

    ResponderEliminar
  8. ahhhhhhhhhhhhhhhhhh no puede ser!!!!!!!!!!!!! D: neeiiinn! D:
    porque!!!! despues de todo lo que pasaron juntos!! y asi Bill decide dejarla serpara todos sus nexos y poner todo lo que pasaron en un recuerdo! D;
    me hicistes llorar leyendo, ya ni...queria terminar de leerlo, pero lo termine por saber de collie
    y Ahora me di cuenta que valio la pena terminar de leerlo hoy porque si no hubiera estado sufriendo mas de lo que estoy ahoras
    te quedo super triste el final de esta temporada...pero seguire leyendo porque en realidad me gusto mucho este Fick :)
    cuidate fulll

    ResponderEliminar
  9. Rai: eres una genio. punto. Es sin duda la fic más perfecta que has escrito. De verdad felicidades por esta historia tan padre, espero con muchas ansias la continuación. Me ha matado la decisión de Bill, la sentí como si yo misma fuera Collie! Wow! Pero cada letra que escribiste está perfecta.. Tomaste las mejores decisiones al crear esto, de verdad que si. No le cambiaría nada, me encanta!
    Otra cosa:de verdad algunas personas entendieron de mala forma lo de "morenas" es perfectamente normal que se le llame así a las chicas de cabello oscuro! no sé cómo pueden pensar que tu harías comentarios racistas o algo así. Por favor no te aflijas! Tu ya hiciste tu aclaración... ahora a ellas les toca ponerse a leer más a ver si se encuentran con términos comunes y se ahorran malentendidos en el futuro! (lo lamento es que me da coraje saber que te dijeron de cosas por eso)
    Por último: Te he escuchado!!! Se me hizo super padre que compartieras con nosotros la canción! Esta cool que ahora conocemos tu voz! Gracias por confiar en nosotros!! y te diré, cantas suuuuper bien!! :) ánimo con eso de cantar! si alguna vez te vuelves a grabar, me encantaría escucharte!

    Que estés bien Rai, saludos!! :)

    ResponderEliminar
  10. Oh mein got no pensaba que esto seria asii
    Espero q en la segunda temporada vaya todo mejor
    La espero con mucha ansia de leerlaa ya
    No hay otra novela mejor qe la tuya desde luego qe esta novela supera a todas las qe he leido muchas felicidades rai
    Besos y cuidate
    No te demores mucho en la segunda temporada!!!

    ResponderEliminar
  11. yo tambien llore y llore mucho, sin dudas es una de las mejores fics que lei, te felicito enserio me encanta como escribis, no dejes nunca de hacer eso, tenes mucho talento

    ResponderEliminar
  12. fuck fuck fuck!!!... más de un mes yo si haber leido el final!!!... porque porque una separación así de fea.... pero bueno la primera temporada estuvo puffff así que no hago conjeturas sobre la segunda.... me imagino estará de infarto....

    ResponderEliminar
  13. Hola!
    Me paso por aquí para decirte que hace poco empecé a subir una fic de Tokio Hotel, por si te interesa pasar, leer y decirme qué te parece^^

    Te sigo :)

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola! Bueno, siento que este sea un comentario “de publicidad” pero sin él no se sabría de la existencia de este blog. Espero que te pases a leer mi historia, al igual que yo me leeré la tuya.
    Sin más, un saludo de un fantasma de algodón :3

    ResponderEliminar

Química Perversa By Raibelys Miranda. Con la tecnología de Blogger.

© Quimica Perversa, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena