martes, 2 de octubre de 2012

Capitulo 30. Elixir de la vida.

      Luego de desayunar al aire libre, Bill le pidió a Collie que se fuera a dar un baño, ella así lo hizo, se fue al baño, hizo sus necesidades y sonreía como tonta al verse en el espejo se veía plena, llena de alegría y todo gracias a su elixir de la vida, Bill era su elixir de juventud y desde que ellos dos estaban juntos el gozaba de juventud, parecía un muchacho de su edad. Salió del baño y vio sobre la cama un traje de baño, el verde oscuro con un broche dorado en medio de los senos y las bragas también lo tenían pero a los lados era un pequeño lazo, ella río buscando al que eligió el biquini y no estaba, frunció el ceño pero procedió a colocarse su biquini, se observo en el espejo y ¡Uau! Su cuerpo estaba en forma, sus mejillas sonrosadas y sus ojos brillando, definitivamente Bill era la poción para la juventud.

      - Te queda realmente sexy. –dijo Bill entrando a la habitación con un bolso de Dolce&Gabana- toma te traje esto.
      - Ella abrió mucho los ojos- Esta hermoso, pero no…
      - El frunció el ceño- Collie.
      - Ella asintió sonrojada y se acerco a él, se puso de puntillas y le dio un dulce beso agarrando el bolso y mirándolo- Uau es hermoso.

      El bolso era rosado y grande, el bolso de una diva.

      - Ábrelo. 

      Ella se sentó en la cama y abrió el bolso dentro había un vestido en color verde bosque Collie lo saco y se quedo con la boca abierta, era un vestido de playa muy sencillo, largo y suave mas unas sandalias de playa negras sin duda alguna eso resaltaría el color de su piel pálida. Alzo la mirada, se levanto y camino hacia el. Le dio un dulce beso en los labios y lo abrazo.

      - Tu siempre me sorprendes, pero…
      - El la interrumpió- póntelo, ya casi es hora de que vayamos a la carpa donde están los chicos. –sonrío dándole otro beso-
      - Ella entorno sus ojos hacia él y luego suspiro- Esta bien. –sonrío-
      - Buena chica. –le hizo dar la vuelta y le dio una nalgada- 

      Ella se sobresalto y lo miro ruborizada, cogió el vestido que estaba sobre la cama y se lo coloco,  le quedaba perfecto ese hombre sabia hasta su talla de ropa y como no saberlo si él conocía cada parte de todo su cuerpo. Se coloco un poco de maquillaje y entonces salieron de la habitación tomados de la mano como lo que eran, novios. Collie quería saltar de la emoción que le daba estar con él así. Bill sonreía cada vez que observaba con el rabillo del ojo la emoción de Collie era como una pequeña niña contenta con todo, esa mujer era la alegría andante.

      Harry les esperaba en el lobby del hotel Hilton, llevaba puesto un pantalón caqui blanco y una camisa de playa, tenía que estar algo informal puesto de que hacia muchísimo calor, al ver a Collie sus ojos se desorbitaron, ¡Era la mujer más sensual que había visto en su vida! Aparte de que la chica tenía un rostro de porcelana, lo pensó mucho antes de hacer un comentario acerca de su vestimenta o su belleza puesto que el hombre que la acompañaba desprendía peligro por todos los lugares que se pudieran imaginar, ese hombre estaba enamorado de ella se le notaba pero… era demasiado posesivo.

      - Buenas Tardes señorita Giggles y Señor Kaulitz –dijo amablemente sonriéndole a ambos-
      - Bill le sonrío por educación- Buenas Tardes Harry, ¿Me has traído lo que te pedí?
      - Sí señor, está en el auto. –contesto algo temeroso, ese hombre con esa mirada podía poner nervioso a cualquiera-
      - qué bueno, entonces es hora de irnos.
      - Collie miro a Bill entrecerrando los ojos- ¿Qué le pediste? –susurro-
      - Algo –sonrío tiernamente para ella- espera a que lo veas.
      - ¿una sorpresa? Odio las sorpresas –se ruborizo- pero podría acostumbrarme porque pues tu eh, me has dado varias sorpresas este día.
      - Te las mereces.

      Y estaba en lo cierto, se merecía eso y todo lo bueno del mundo por el simple hecho de que ella estaba dándole felicidad. Collie sonrió pero sabía que ella tenía que corresponderle a todo lo que él le daba, no era solamente sexo lo que quería darle, esa misma tarde tenía planeado entregarle todo lo que ella tenía y era su corazón, ya se lo había dado pero no de palabra y necesitaba que él lo supiera, tenía el presentimiento de que algo pasaría esa tarde pero no iba a permitir que el miedo se apoderara de ella, era algo inaceptable en esos momentos. Al llegar a la limosina Harry abrió la puerta y ella entro primero quedándose boquiabierta Hayley Williams de Paramore estaba allí su emoción fue en aumento, espero a que Bill entrara al auto y se le quedo mirando.

      - ¿Pasa algo? –pregunto sonriendo-
      - Oh Dios, ¿Por qué no me lo dijiste? –miro a Hayley incrédula-
      - Tu eres Collie, un placer conocerte –Hayley le sonrío tendiéndole la mano-
      - Ella se la apretó y sonrío emocionada- El placer es mío, Uau no me puedo creer que te tenga en frente, cuando tenía diecisiete fui a un concierto tuyo en Estados Unidos me encanto.
      - Qué bueno saberlo –sonrío amablemente, tenía el cabello de color naranja de nuevo y estaba maquillada poco, tenía una playera y un pantalón capri Amarillo, unas sandalias playeras y sonreía hermosa- Me encanta conocerte, Bill ayer no dejo de hablar de ti.
      - ¿ayer? –pregunto confundida, habían estado todo el día juntos y ella no recordaba que él le hubiese hablado o algo así-
      - Si, es que ayer yo la llame –dijo Bill sereno- bueno ella a mí y nos pusimos de acuerdo para esto, se que querías conocerla y por eso te la traje a ella solita.
      - Collie se ruborizo notoriamente y bajo la cabeza- que bonito gesto.
      - Él le subió el mentón con los dedos y luego le hizo mirarlo- por ti, todo –le dio un dulce beso-
      - Hayley suspiro sonriendo- es tan hermoso verte así Bill ¿hace cuanto no nos veíamos? 
      - Un montón de tiempo. –dijo Bill ruborizándose un poco-
      - Deja que conozcas a mi novio lo amaras es un amor de persona y aunque muchos digan que es un capullo, es feo y gordo a mi no me importa ese hombre me ama y yo lo amo a él. –dijo con sinceridad-
      - Tu novio no es feo, vi una foto tuya con él en facebook y me parece simpático, uno no se enamora del físico si no de lo interno, lo físico se acaba con los años lo interno queda y es lo que importa. –dijo Collie mirándola-
      - Bonitas palabras Collie. –Hayley asintió- es tan cierto.

      Bill se detuvo un momento a pensar en eso que era tan cierto, el físico se acaba y lo interno permanece, pero… ¿Qué cosa buena tenía el internamente? Era un mal hombre o por lo menos eso era lo que sentía, y poco a poco se estaba dando cuenta de que sentía algo por Collie realmente, pero tan mala persona era que ni siquiera podía decirle te quiero o un te amo verdadero. Llegaron a la carpa donde estaban los demás, el representante de Paramore, mas los otros dos integrantes, mientras que Bill estaba saludando a otras personas con Hayley quien se lo había llevado ella saludo emocionada a los demás integrantes de Paramore, Bill volvió con otras personas y la miro alzando la ceja pero sonriendo, como todo un poseso paso la mano por la cintura de ella y la pego hacia el mirando a los tres hombres de color que tenía en frente.

      - Ella es mi novia y es la encargada de ayudarme con los asuntos de la empresa. –sonrío orgulloso-

     Collie se quedo paralizada, lo había escuchado decírselo a ella misma, pero no a otros y ¡SI! El había dicho “Ella es mi novia” sonrío emocionada y saludo a los tres hombres presentándose, ellos se los llevaron a ambos a otro lugar de la carpa para revisar algunos papeles, hablar sobre cuántos instrumentos y todo eso, el día se estaba haciendo realmente aburrido y lo único que mantenía su aburrimiento en bajo nivel era escuchar a Paramore ensayar antes del concierto. Collie miro su reloj de muñeca, ese regalo costoso que le había hecho Bill y que le encantaba y eran las cinco de la tarde  pronto oscurecería y comenzaría el concierto, estaba ansiosa por ver a Hayley cantar, jamás se lo creerían que ella había estado junto a ella, ah, que importa nadie tenía que creerle porque ella lo vivió y eso era todo, Bill era un amor y sabia como hacerla sentir bien todo el tiempo, aunque lo que ella amaría seria que él le dijera que la quería pues eso era lo que más le preocupada de todo, que el hiciera todo eso pero solo para estar con ella sexualmente, aunque últimamente estaba viendo a un Bill diferente aun existía ese miedo. La reunión se había dado por terminada los empresarios se llevaron un momento a Bill y Collie se paro frente al escenario en la zona VIP para ver como tocaban y Hayley cantaba Adore, sus ojos se llenaron de lagrimas pues esa canción era hermosa y ella la reconocía muy bien, no se había dado cuenta hasta ese momento de cuanto extrañaba Estados Unidos y su familia.

      - ¿Pensando? –Bill le llego por detrás y le dio un gran abrazo- 
      - Ella se sorprendió pero luego le beso el antebrazo y volteo a verlo- si, es que esa canción me recuerda a mi mamá y mi papá pues recuerdo que siempre estaba cantándola y a mi papá le encantaba, me recordó a todo lo que extraño de Estados Unidos.
      - Me imagino –el la beso dulcemente en la frente- pero no pienses en cosas triste pequeña, ven conmigo.
      - ¿A dónde vamos? –ella lo miro extrañada-
      - Ven conmigo Collie. –le cogió la mano-

      Ella no dijo más nada y juntos caminaban hacia la carpa, el bolso de Collie estaba sobre una silla, lo agarro y salieron de nuevo, ella no se imaginaba que fueran a hacer pero se quito el reloj y todo las prendas que no eran de vestir que traía porque conociendo a Bill era algún invento suyo, ella quería quedarse a ver el concierto pero quería mucho mas saber que era lo que Bill quería hacer.

      Llegaron a la playa, esa parte especifica estaba desierta, habían muchas rocas que las olas golpeaban aun había un poco de sol, el cielo estaba anaranjado y lo que se veía era hermoso, Bill se sentó en una piedra ayudándola a ella a sentarse junto a el, la sentó muy cerca dejándola a ella de espaldas para el poder pasar los brazos por su cintura, ambos observaban calladamente el océano, a los lejos se veían algunos yates, habían tres buques y Collie solo sonrío es que Bill se las ponía fácil ese era el lugar perfecto para entregarle lo más preciado, su corazón, cuando el no la estaba viendo había aprovechado y se había metido en una joyería, observo un dije de corazón era de oro puro y tenía un pequeño diamante que brillaba con mucha intensidad, le pidió a la chica del mostrador que se lo diera  con una cadena, lo habían metido en una cajita negra y ella lo tenía en su bolso para dárselo a Bill, se aparto un poco de él y este la miro extrañado.

      - ¿Qué pasa?
      - Nada malo –ella sonrío colándose el cabello para atrás, el viento no la dejaba tranquila-
      - Quiero seguir abrazándote. –susurro él, un poco apenado ¿Por qué? No lo entendía-
      - Ahorita espera, tengo que decirte algo realmente importante. –ella rebusco en su bolso-

      El la miro confundido y ese miedo que había apartado volvió a renacer pensando en que ella le diría que lo iba a dejar. Collie saco una cajita negra y la apretó fuerte en su mano derecha estaba nerviosa, muy nerviosa.

      - Collie ¿sabes que me estas poniendo nervioso?  -admitió con sinceridad-
      - Si, lo puedo notar –dijo ella sonriendo al verle la cara pálida que el tenia-
      - Entonces no me tengas así, tengo el alma apunto de caerse a mis pies.
      - Tranquilo –ella se acerco y lo beso dulcemente en los labios-
      - El se tranquilizo un poco algo avergonzando por su comportamiento y la miro- dime lo que tengas que decirme Collie.
      - Está bien. –ella tomo aire y lo miro directamente a los ojos mientras cogía la mano de él y colocaba la cajita sobre esa preciosa mano- Esto es para ti.
      - El abrió mucho los ojos y bajo la mirada para ver la cajita- ¿Para mí? Collie tu no debías molestarte yo…
      - Ella le interrumpió- no me digas nada porque cuando tú me regalas a mí y yo digo que no debiste molestarte me dices que tú tienes dinero que puedes darme y que lo haces porque quieres. 
      - Tienes razón –el sonrío conmovido, los únicos que siempre le regalaban algo eran Georg, Gustav, sus padres, Tom y nadie más.- ¡Uau! Eh, nadie me regala cosas, solo mis amigos Georg y Gustav, mis padres y Tom.
      - Me siento privilegiada por ser yo quien te de ese regalo, soy tu novia. –ella se ruborizo- ábrelo.
      - El sin esperar más abrió la cajita observando que era un collar con un dije de corazón, era realmente hermoso y viniendo de Collie le gustaba mucho mas- Que hermoso.
      - Te preguntaras porque un corazón, pues yo… -ella trago saliva- Yo, te entrego mi corazón y ese dije simula mi corazón, nunca había sentido este amor tan grande que siento por ti, yo realmente siento que estoy arriesgando mucho por ti –dijo sinceramente- pero merece la pena porque te amo –se ruborizo completamente- y me encantaría que lo llevases contigo si quieres, es la muestra más fiel que tengo para decirte que nunca me iré de tu lado a menos que tú seas quien me lo pida, nunca te ataría a mi porque yo sé como son las cosas, me pediste que lo intentáramos y lo estamos haciendo y me encanta este nuevo Bill que yo estoy viendo.

      El no pudo decir nada a cómo iban las cosas se iba a poner a lloriquear como un niño y eso no quería, la abrazo con fuerza y le dio un beso largo, cargado de amor, de pasión y de deseo, nunca se encontraría a una mujer como Collie, jamás lo haría y eso lo hacía sentirse afortunado, ella estaba diciéndole que lo amaba y él se sintió extraño pero feliz de que lo hiciera, a él le costaba demostrar sus sentimientos y por más que lo intentaba las palabras no podían salirle de su boca.

      - Collie, es lo más hermoso que me han dicho en la vida, yo no quiero que te alejes nunca de mi eres la mujer que me ha cambiado la vida y eso lo agradezco,  prometo llevare este corazón a donde sea que valla porque tu iras conmigo. –la beso nuevamente y luego se coloco el collar-
      - Seré tuya siempre Bill.

      Los dos se abrazaron y se levantaron de las rocas, cuidadosamente se bajaron hasta pisar tierra y se sacaron los zapatos para caminar por la orilla de la playa el sol ya estaba oculto desde yacía mucho rato y ellos con su frenesí de besos ni siquiera se habían dado cuenta, sus corazones latían a un ritmo acelerado pero era un la emoción de esa confesión. Collie comprendió lo difícil que era para Bill demostrar los sentimientos pero le daría tiempo al tiempo porque del desespero queda la amargura, ella sabía que Bill  no sería capaz de lastimarla aunque su subconsciente le dijera que si ella sabia y confiaba que no y si el algún día lo hacía seguramente enloquecería y se volvería una mujer fría. Bill cogió a Collie de la mano y la hizo dejar el bolso tirado sobre la arena, la arrastro consigo hasta el  agua y la hizo sumergirse, ambos se sumergieron en ese mar salado, el agua estaba helada y Bill le dio un beso bajo el agua, Collie estaba que quería matarlo pero con ese beso todo había cambiado, salieron a la superficie y siguieron besándose, ambos estaban rebozando de alegría y felicidad. Algunos turistas y pobladores de Barbados estaban observándolos enternecidos por tal arrebato de Bill de irse los dos al agua, al salir todo mundo le dio un aplauso y ambos se ruborizaron, ella cogió su bolso y se exprimió un poco la ropa, Bill hizo lo mismo y se encaminaron hasta el concierto que aun seguía, había mucha gente y los chicos estaban tocando Misery Bussines. 

      Luego de que pasara el concierto, Bill y Collie decidieron volver al hotel, ambos estaban agotados todavía de toda la actividad sexual de la noche anterior pero un polvo en ese momento no les caería nada mal, se metieron al baño y Bill lleno la bañera, el agua estaba tibia y deliciosa, ambos entraron juntos y comenzaron a acariciar sus cuerpos, relajándose.

      - Bill –susurro Collie mientras masajeaba suavemente los dedos largos y bien cuidados de el-
      - Dime mi amor –el le beso el hombro desnudo-
      - ¿Qué dirían los demás de nuestra relación? Ósea que piensas tu que dirán tus amigos y tu hermano.
      - No lo sé, realmente no lo sé, como buenos amigos deben alegrarse pero conociéndome como me conocen también dirán que es solo una ilusión. –dijo haciendo un mueca con la boca-
      - Ella trago saliva- ¿crees que no me quieran para ti?
      - De quererte te quieren, créeme que si, y en tal caso no estarían de acuerdo solo porque ellos piensan que yo no soy hombre para ti, eres una mujer dulce, adorable, tienes todo lo que yo antes no buscaba en una mujer, si te pones a ver yo nunca anduve con mujeres que no fueran rubias, las morenas no me gustan, si me gustan pero es una larga historia, tu eres pelirroja y menudita, eres todo lo contrario a lo que yo creía que me gustaba.
      - Entiendo –ella suspiro y pensó en la ex de Bill que le había hecho mucho daño- ¿Cómo se llamaba esa chica que te hizo mucho daño?
      - Bill se puso tenso- ¿Para qué quieres saberlo?
      - Ella se odio por haber preguntado- solo quiero saber. –dijo en tono bajo-
      - Fiorella Leblanc así se llama. 
      - Ella suspiro de nuevo- Oh, eh ¿y sabes algo de ella?
      - No.

      Ella entendió que no debía preguntar mas, por estúpida había tocado tierra húmeda y por eso Bill se ponía de esa forma. Collie ¿no te diste cuenta? Ese hombre aun siente cosas por ella y… No dejo seguir a su subconsciente si lo hacía pararía a loca, no él no podía sentir nada por esa mujer había pasado mucho tiempo, no podía ser posible, Bill salió de la bañera una vez que estuvo completamente limpio y agarro la toalla, se seco y luego se la paso por la cintura. Collie lo miraba un poco triste porque sabía que el de alguna forma estaba dolido, enojado o cualquier cosa, se había salido así rápido, ella se salió se seco y se asomo por la puerta del baño para ver donde estaba Bill, el estaba acostado sobre la cama con solo unos bóxers puestos, uh estaba realmente enojado. 

      Bill coloco su brazo sobre sus ojos y suspiro al recordar a Fiorella, había durado un año pero en ese año el se había enamorado de ella como un estúpido y le había entregado todo, le había dado todo lo que ella pedía, le daba amor todo sus ilusiones de chaval estaban junto a ella pero la muy perra lo había desperdiciado todo, cuando Collie le pregunto sobre ella no evito molestarse porque el simple recuerdo le hacía sentir asco, repugnancia pero a la vez su corazón latía acelerado ¿sentía algo por ella aun? Yacía mucho tiempo que él había decidido enterrar a esa mujer en un ataúd y mandarla lejos, fuera de su corazón, recordar cómo había llorado por ella lo ponía enfermo aunque cada vez que se le venía algún recuerdo bonito de ella a la mente se le encendía el corazón pero le dejaba un dolor en el pecho ¡Basta! tenía que centrarse en su presente, en Collie y en que tenía que enamorarse perdidamente de ella ¿O ya lo estaba? No lo sabía, no estaba seguro pero no quería que ella se fuese de su lado, se lo repetía miles de veces. Collie se acostó a su lado y se metió semi desnuda entra las sabanas, estaba helada, en la habitación estaba haciendo frío, asi que la abrazo haciendo cucharitas, no tardaron mucho en quedarse dormidos, estaban agotados.

      La mañana siguiente Collie se despertó a las nueve, observo a Bill dormir por su lado en la cama y sintió ganas de llorar, despertar con él al lado a ella era lo que más le gustaba de las mañanas, se levanto de la cama, entro al baño y hizo sus necesidades, al salir Bill estaba despierto y observándola fríamente.

      - Collie, pensé que te habías ido.-dijo tragando un poco fuerte, estaba agitado-
      - Te dije que no me iría a menos que tú me lo pidieras. –dijo ella con la miraba baja, mientras recogía alguna de sus prendas de vestir en el suelo- ¿o quieres que me vaya? –susurro-

      El se levanto de un salto y la abrazo con fuerza, luego la beso apasionadamente acariciándole el cabello, su corazón estaba a punto de explotar y no entendía que le pasaba pero no era bueno preguntar puesto a lo que había pasado en la noche. Finalmente el la soltó y se fue al baño a hacer sus necesidades, salió se coloco una bermuda, una playera y se arreglo su cabello, Collie no sabía a donde quería irse el pero no pregunto si no que se vistió colocando el traje de baño azul eléctrico, con el vestido del mismo color, se puso unas sandalias y los lentes. Ambos iban callados en el trayecto de la habitación al lobby y de allí a la limosina fue lo mismo, todo se sentía tan extraño y ella aun no comprendía porque tanto enojo por parte de él, cuando le menciono a Fiorella.

      Bill no quería que ella estuviera tan callada y ni siquiera comprendía porque era él quien estaba tan callado así que decidió hablarle.

      - Collie ¿sucede algo?
      - Ella volteo a verlo- No, no pasa nada –ella bajo la cabeza- pensé que era a ti que te pasaba algo.
      - El la acerco a él sentándola en su regazo- no me pasa nada, no me gusta que estés tan callada.
      - Lo siento –susurro ruborizada- 
      - Venga ya, vamos a ir a tomar un poco de sol en la playa. –el sonrío ampliamente y la beso  en los labios- 
      - Me parece buena idea. –ella levanto la mirada, cuando el sonreía sabia que el hielo de su corazón se había derretido-








¡Gracias por vuestros comentarios! me animan a seguir. El próximo capitulo ya es el final :'c 
 Pd: Este vídeo es un audio de mi cantando Espacio Sideral de Jesse y Joy es la primera vez que canto para otras personas así que no me juzguen cruelmente :'c  Clic aquí para ver el vídeo.

10 comentarios:

  1. aaaahhhhhhh que cosa por dios me encanto y espero el siguiente aunque sea el final pero ansio la segunta parte un beso cuidate

    ResponderEliminar
  2. muuuuuuuuuuyyyyy hermoooososoooo el cap
    espero q tenga 2 temporada
    y vi tu video y me encantoooooooo muuuuuuuchoooo tienes una muy hermosa voz
    te daré un consejo para mi punto de vista en el final de la canción desafinaste un poco si sabes que viene una nota alta antes de empezar la frace tienes que tomar suficiente aire como para llegar a esa nota pero de todos modos estuvo muy buena solo te falto ese detallecito
    y otra cosa yo escribo fic este es el mio
    http://enamoradadebill.blogspot.com.ar/
    me gustaría que lo leeas y comentes te lo agradecería mucho
    bye cuidate:)

    ResponderEliminar
  3. Me encaaaaaaaaaaaanto el caaaaaapi :D ♥
    Collie tan tierna :D
    El proximo es el ultimo :'(
    Ya quiero la 2da temporada
    Sube pronto akjsffdskj xd
    Cuidate Rai ♥
    Carla

    ResponderEliminar
  4. No creo que sea necesario escribir que 'Fue al baño a hacer sus necesidades' --'

    & con eso de que no le gustaban las morenas, la cagaste, creo que hay muchas Aliens o muchas lectoras con ese tono de piel .-.

    ResponderEliminar
  5. Bueno quizás no entendiste que cuando hable de morenas (Incluyendome porque lo soy) quise decir COLOR DE CABELLO -.- y cuando dije NECESIDADES no específicamente es la que pensaste.

    ResponderEliminar
  6. Wow tu si que tienes ese don de la escritura :D ya espero el proximo!
    Tienes una hermosa voz !!! :'D

    ResponderEliminar
  7. owwwwwwwwwwww! Me encanto, mi no querrer que acabe en algo feitoo ToT
    no quiero que Collie sufran. . .
    amo tu novela! Me encanta como escribes!. . . .
    Cuidate y un abrazo :D

    ResponderEliminar
  8. Que tierno cuaando estaban en la playa y collie le dio el corazonzito *0*
    Que te voy a decir? Ps qe esta genial la novela me encanta ;D
    No te demores en subir la segunda temporada sino es asi morire!! Okno
    Cuidate y besos

    ResponderEliminar
  9. *-* jshajajahhd QUE LINDO! muajajaja :3 me encanto este cap! :'D aww su corazón que Collie le regalo! && Hayley! :Q___ <3 me emocione! *----* ME ENCANTA TU NOVELA! último capítulo! u-u awww sube YA!!! :') lo siento!

    ResponderEliminar
  10. OMG! oww:3 esta hermoso este cap! x'3 Collie! que tierna! ._. pero Bill se enojo ¬¬ .... pero sabes.... YA QUIERO SIGUIENTE CAP, YA QUE ES EL ÚLTIMO! u.u' vi tu vídeo en FB *_* nombre de la 2 temp. hermoso! *-*sig cap !

    Cuídate, Chao...

    ResponderEliminar

Química Perversa By Raibelys Miranda. Con la tecnología de Blogger.

© Quimica Perversa, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena